Mi fiel compañera de viaje…

Siempre me preguntan por qué viajo solo y mi respuesta siempre es la misma gracias a ti… “no viajo solo, viajo con mi cámara”.

Desde 2008 me has acompañado por 44 países, siendo valiente, atrevida, poniendo la cara en lugares que igual no querías, todo lo que la gente ha visto es gracias al medio millón de fotos que tu has sacado.

Horas y horas colgada al cuello, esperando tu momento, sin decir nada pero siempre lista para darlo todo. Compañera inseparable miles de noches solitarias en nuestras charlas silenciosas de lo que el mundo nos estaba mostrando.

Duele cambiarte por una más joven, con lo que yo te admiro y lo bien que lo hemos pasado juntos. Ahora tengo que enseñarle todas mis manías y cabrearme porque muchas veces no la entiendo, dichosa juventud, como sube… con la buena pareja que hacíamos nosotros.

hombre para citas

“Nos vemos en el camino”